Barcelona, adiós al 92

De la misma manera que es impensable Barcelona 92 sin la presidencia en el COI de Juan Antonio Samaranch, era imposible llevarse la Agencia Europea del Medicamento con el proceso independentista vivo y operante. Tener que salir por piernas de Londres no parece que se resuelva con ir a una ciudad que esta batallando por salir de España y por tanto de la UE.

Es evidente que, en toda votación política, los distintos agentes votan por puro interés propio. Nunca define una decisión la idoneidad del candidato, sino lo que se obtendrá a cambio por los que le apoyan, pero de la misma manera, si es definitivo para el rechazo, que no estés a la altura por condicionantes propios. Recordemos que la excusa para no dar a Madrid una Olimpiada fueron los recientes atentados de un luctuoso 11 de marzo.

¿Barcelona ha perdido la agencia por Puigdemont?  Sin duda. ¿Barcelona ha perdido la agencia por Ada Colau? Es evidente que ha contribuido a ello, pero tampoco tengo ninguna duda de que no se ha perdido solo por ellos. Una alcaldesa que desprecia lo normal, que sorprende por su inquina hacia el turismo y que pone pegas a todo, no es un buen ningún atractivo. Un Gobierno regional, eso es la Generalitat para Europa, díscolo, que va por libre y que pone a parir a la propia UE cuando esta se enfrenta a sus caprichos secesionistas, no parecen ser merecedores de ningún caramelo. Per un Gobierno Central, que lleva tiempo sin comerse una rosca en los repartos europeos, tampoco parece que este a la altura.

No entiendo nada. Por parte del Gobierno, de la Generalitat y del Ayuntamiento, ¿qué ofrecían, para llevarse la sede a Barcelona, además de problemas? ¿Alguien me lo explica?

El ‘no es no’ de Rajoy

Sigo siendo un incrédulo de casi todo y también de las encuestas, pero no dudo que, o porque pillan tendencias o porque las crean, no hay que despreciarlas. Si bien hace muy poco la Esquerra de Junqueras iba a ganar las lecciones por suficiente margen como para gobernar, a pesar de quitarse el lastre de los del 3%, el ‘procés’ y sobre todo su final, les está orientado a la baja. Parece que el show, paripé, o como se quiera llamar, organizado por los independentistas catalanes, está dando alas no solo a Ciudadanos,  ya se sabía hace tiempo, sino que también esta salvando a Puigdemont e Iceta. Los únicos que,, no solo no levantan cabeza sino que van residualizándose, son los que allí colocan como extremos: PP y CUP. No deja de ser llamativo que el PP sea el único antagónico de la CUP y por tanto ocupe una posición como ellos extrema. El particular ‘no es no’ de Rajoy, por no contener en años ninguna propuesta, los ha catapultado al extremo del inmovilismo sin argumentos.

Para mi, y sin duda para muchos, la clave no está en quién gana, ni quizás siquiera en quién gobierna, Catalunya ya ha soportado de todo, sino en si el soberanismo, los golpistas, tienen o no mayoría absoluta y pueden volver a hacer lo que quieran. Parece que ellos solo no podrán gobernar pero, a muchos catalanes y a mi, nos queda la duda de si el PSC de Iceta, ahora en ascenso, gracias en buena parte a su adscripción al soberanismo, no hará una socialpiruleta y facilitará un ‘tripartito’ como ha hecho ya varias veces.

No entiendo nada. ¿Será el PSC de Iceta capaz de aupar al gobierno catalán, si los números lo permiten, al soberanista que tenga más votos? ¿Alguien me lo explica?

De Bruselas a Estremera

Soy de los que piensa que poner a caer de un burro a Bélgica, a la justicia belga, los jueces belgas, los fiscales belgas y a las prisiones belgas, no justifica para nada lo que ocurra en España. De la misma manera que no acepto que, para criticar las ideas de un personaje, usemos su genealogía y si su padre fue o dejo de ser, igual me pasa con los países aunque estos me importan menos.  Pienso que desgraciadamente a Puigdemont le esta ocurriendo lo que los niños pequeños que siguen y siguen haciendo tonterías, cuanto más se les ríen las gracias. Valdría la pena plantearse que tanto él, como la caterva de mediocres que agracias a él pululan por los medios de comunicación españoles para hablar de sus chiquilladas, fueran quedando en casa.

La realidad es que la estrategia del nacionalismo catalán, a pesar de sus limitados protagonistas, le da cien mil vueltas a la nula, cuanto no improvisada, estrategia de nuestros sesudos dirigentes. No solo reímos le las gracias al maleducado chaval sino que además las vamos justificando y publicitando. Si la justicia del país de los mejillones quiere saber como son nuestras cuarteles y demás, pues se les contesta y a otra cosa mariposa. Quizás, y siendo bien pensado como soy, quieran saberlo para rebatir los argumentos de victimismo que a buen seguro esgrimirán los prófugos aquí citados. Amen de una cárceles que más bien chocan por su confort, España tiene sol y los presos, si se comportan, pueden incluso gozarlo; cosa que en Bélgica no deja de ser un lujo.

No entiendo nada. ¿No es hacer un pan como unas tortas tener un Parlament lleno de ‘carnes’ de juzgado? ¿Alguien me lo explica?

Cobrar por ni ir

A propuesta de Ciudadanos, la Mesa del Parlamento,  ha estudiado iniciar los trámites para sancionar a los diputados que se saltan sesiones, ya sean plenarias o de comisiones, a la torera. Según ha declarado la propia Presidente de la cámara y por ende de la Mesa, Ana Pastor, “Por mayoría, se ha decidido que no ha lugar a la incoación de un expediente sancionador pues no hay un hecho jurídico que vaya en contra del Reglamento”. Y punto final.

Evidentemente en la Mesa se ha producido una votación y tanto el PP, como PSOE y el popurrí Podemos han votado que nones: ‘que verdes las han segao’. Supongo que el ciudadano de pie se preguntará ¿cómo puede ser que las ausencias en el Congreso no se sancionen? Yo le responderé que la pregunta es del todo pertinente y su escándalo del todo entendible, pero que la política es otra cosa.

Lo primero que piensa un partido, los diputados individuales da igual lo que piensen, es ¿por qué ha presentado Ciudadanos esta propuesta? Y se responde inmediatamente: para salir en la foto. La decisión es inapelable: no saldrá en ninguna foto mientras dependa de mi y por tanto ¿que votamos? Pues que NO, que se trabajen los votos de otro modo. Lo siguiente es justificar el voto y eso, la verdad, no cuesta nada: no hay precedentes, no va al fondo, hay que cambiar el reglamento…

El problema no es cobrar por no ir, puedes ir y no hacer nada. El problema está en la ‘partitocracia’, que es una democracia del todo devaluada. Mientras el político, en este caso el diputado, no depende de convencerme a mi para que le vote, sino de convencer a su jefe de filas que le mantenga en la pomada, vamos dados.

No entiendo nada. Si sabemos que no toman el pelo, ¿por qué diantres no hacemos nada? ¿Alguien me lo explica.

Reformar la Constitución

Hoy se constituye la Comisión sobre el modelo autonómico en el Congreso impulsada por el PSOE. El compromiso de esta comisión fue la condición impuesta por Pedro Sánchez para no dejar a Rajoy solo ante el peligro independentista y poder plantearse una acción conjunta.

Desde hace años se habla de la necesidad de reformar la Constitución si queremos que esta siga siendo duradera, pero también se ha hablado de lo arriesgado de abrir el melón, dado que difícilmente dos partidos en esta España coincidirán en las reformas concretas. El estilo Rajoy de no tocar nada, choca abiertamente con el de Sánchez de cambiarlo casi todo. Es verdad que nuestra Constitución acepta cualquier modificación y explicita concretamente como hacerla, pero es cierto que los mínimos tres quintos que se necesitan, hacen que, sin consenso, no haya cambio posible. Todavía es mas cierto que, fuera de repúblicas bananeras -regímenes de hecho totalitarios-, una constitución impuesta por una ideología, por mayoritaria que sea, en contra de las demás, es muy mala cosa y nadie apuesta por ello. En España, los artículos clave para ser modificados, exigen forzosamente un referéndum, después de disolver las Cortes y ser refrendado el nuevo texto por las nuevas. Las modificaciones menores pueden necesitar referéndum siempre que el 10% de los Diputados o de los Senadores lo exijan; ahora, con Podemos, cualquier modificación constitucional, dicho por ellos, pasará por esto y, si tocar la Constitución ya les costaba,  ni os imagináis el tembleque que tienen PP y PSOE de enfrentarse a un referéndum.

No entiendo nada ¿En qué pueden ponerse de acuerdo el PP y el PSOE, si su preocupación es solo electoral y nunca han estado dispuestos a jugársela por España? ¿Alguien me lo explica?

Calma electoral

Lo habitual es que a los periodos de calma informativa,  por aquello de que la normalidad no da titulares ni es noticia, de vez en cuando aparecen en primera página nuestros políticos ombligueando coincidiendo con el inicio de una campaña electoral. Curiosamente esta vez ha sido algo distinto, la paz esta viniendo con las elecciones, y se nota. Hasta las redes sociales están perdiendo fuelle al pasar, de las excentricidades de Puigdemont y demás compañeros visionarios, a la ahora normalidad, por falta de interés, de si se presentarán a las elecciones con un nombre nuevo y si ficharán a pepito o zutanita. Como era de esperar, el ‘procés’ ha pasado a un segundo plano, y la DUI y el 155 también. Ahora toca ir al peluquero, disfrazarse de líder nato y empezar a vender burras o mejor dicho duros a cuatro pesetas disimulando la risa del estafador camuflado. La razón de vivir del político debería ser ganar las elecciones para modular la sociedad según el piensa que será lo mejor  para el ciudadano, pero, desgraciadamente la puñetera realidad nos indica que el político busca el poder en beneficio propio. No es que ahora venga la ‘calma chicha’ en el territorio de la república fallida y por tanto aun comunidad autónoma, histórica eso si, de España, sino que, comparado con el ruido histriónico y con más decibelios que una discoteca de playa en pleno verano del ‘procés’, la que nos viene encima de promesas y de poner al contrario a caer de un burro será como un terapéutico silencio monástico.

No entiendo nada. Vienen elecciones en Catalunya convocadas por Rajoy, ¿es consciente el ciudadano, harto de ‘procés’ y de que le callen, que ahora tiene la oportunidad de cambiar las cosas en Catalunya votando? ¿Alguien me lo explica?

Fanatismo

Fanatismo es, según la RAE, “apasionamiento y tenacidad desmedida en la defensa de creencias u opiniones, especialmente religiosas o políticas”. Al hablar del ‘procés’ y especialmente de su defensa a ultranza a día de hoy y, sobre todo, de los argumentos usados para ello, es difícil no remitirse a este concepto. Es lógico que el independentista quiera la independencia, va de suyo. Es normal que intente convencer a cuantos más mejor, si está realmente convencido. Es congruente que agote todas las vías posibles para conseguirlo, si cree en ello. Pero llega un momento en el que esa tenacidad en el objetivo, se da de bruces con la realidad y debe contenerse para no caer en lo desmedido que supone el fanatismo. ¿Qué es sino fanatismo enfrentarse a toda la legalidad y seguir insistiendo? ¿Qué es sino fanatismo confundir presos políticos con presos por saltarse la ley? ¿Qué es sino fanatismo hablar de Gobierno en el exilio cuando te han cesado por actos ilegales y te has ido huyendo de la cárcel?

Los responsables, fanáticos sin duda, de todo lo que ha acaecido en Catalunya, deben pasar por el juzgado y los jueces dirán lo que hay que hacer con ellos. No lloraré ni sufriré por ellos cuando haya sentencias definitivas, me gusten o no. Cuestión al margen, es que estos líderes fanáticos aún son capaces de congregar en Barcelona una manifestación a todas luces multitudinaria, no se si más o menos numerosa que la congregada por aquellos que, hartos de tanta manipulación, hace pocas semanas pedían ‘seny’ en vez de enfrentamiento.

No entiendo nada. Sigue el independentismo moviendo masas cuando incluso sus líderes hablan de declaración simbólica. ¿No ven los distintos políticos que ni Catalunya, ni España, se puede permitir el lujo de temer una sociedad tan dividida sin que ellos hagan nada ¿Alguien me lo explica?

Forcadell, la ‘simbolica’

Según nos cuentan ayer Carme, quizás a estas horas  Carmen, ni se calló ni se reivindicó ante eI juez como lideresa de la independencia proclamada en pro de la república catalana, sino que declaró que todo fue simbólico. Eso y otros motivos han llevado al juez Pablo LLarena a decretar para ella ‘prisión eludible bajo fianza de 150.000 euros’.

Antes de espetar veneno a diestra y siniestra conviene atar nuestras lenguas viperinas hasta leer con cierta calma el auto y sobre todo tener en cuenta, y esta es la clave, de que estanos hablando de un juez de instrucción que instruye una causa, y en ningún caso condena ni absuelve un caso. Es bueno recordar ahora que, muchos que participan de mi misma convicción de que las ‘prisiones preventivas’ deben ser del todo excepcionales, deberían mantener su criterio y entender la actuación del juez del Tribunal Supremo.

Simplemente, para abrir boca y visualizar que si me he leído el auto, diré que el juez ve indicios de ‘rebelión’ al entender por alzamiento violento aquel en el que se hace ‘ostentación de una fuerza y se muestra la disposición de usarla’. Entiende que el caso de la Presidenta del Parlament es diferente al resto de la mesa al adjudicarle ‘el liderazgo’, pero la iguala a los demás en el compromiso de dejar la política o, caso de seguir en ella,  comprometerse a abandonar ‘cualquier actuación fuera del marco constitucional’.

No entiendo nada. ¿A qué Carmen hay que tomar en serio: a la que diseña, instiga y ejecuta el procés o a la que, por pánico a los barrotes, se hace ‘simbólica’ y recula de todo el camino andado? ¿Alguien me lo explica?

Iglesias peor que Rajoy

Menuda sorpresa se habrá llevado Pablo Iglesias al ver que supera a Rajoy como líder peor valorado entre los grandes. Ya tiene mérito esta caída sabiendo que D. Mariano, en este ranking, no tenía hasta ahora competencia.

Iglesias, el de la complu, no solo es que no guste, sino que arrastra con él a todo Podemos y especialmente a su Podemos, las confluencias, que nombre más raro, caen algo menos. La verdad es que cada día son más los que no entienden por qué tanta gente votó ‘morado’ hasta el punto de hacer temblar al PSOE, la explicación más plausible es que el personal, quemado frente a la indigencia de líderes e ideas socialistas, se dejo llevar por la novedad del partido ‘de los gestos’ y que, cuando ha ido conociendo al ‘fenómeno de la complu’ con su ombliguismo y deambular errático en el mundo de las ideas, se ha dado cuenta de lo realista que es el dicho español de “más vale malo conocido que bueno, ya será menos, por conocer”. Muchos votantes del ‘caza fascistas’ vuelven al redil del PSOE o se fugan al atractivo Rivera, y según el ultimo CIS ya no acosa a los socialistas sino que más bien oye peligrosamente el jadear del esfuerzo en la carrera de los según él ‘chicos del IBEX’ que se acercan peligrosamente. Rajoy, por su parte, y a falta de la valoración del votante, de su intervención frente al secesionismo con el más que famoso 155 catalán, cede votos también a Rivera que frente al nacionalismo está sin duda en su salsa. El PSOE, siguiendo a Rajoy, tambien cae pero un pelín menos reforzando su ya habitual segunda posición como herencia irrenunciable de Zapatero.

No entiendo nada. ¿Sube Rivera por su claridad en las cuestiones catalanas o por su imitación a Podemos en ir contra ‘la familia’? ¿Alguien me lo explica?

La puñetera camiseta

Se acaba de presentar la camiseta oficial que lucirá la selección española de fútbol, esa que hasta hace poco era la única realidad -cuando ganaba- que despertaba el sentimiento España, en el Mundial de Moscú. Y se ha liado y gorda. La camiseta, aprobada por el ahora innombrable Villar, amaga, como si fuera publicidad subliminal, las banderas republicana y catalana y, como se comprende fácilmente, en los tiempos que corren solo nos faltaba eso.

¿Ha sido intencionado? ¿Ha sido mala suerte? Como mínimo ha sido una torpeza y muchos aficionados, no los Podemitas de Iglesias, han reaccionado fatal y no quieren la puñetera camiseta. ¿El tema es una idiotez? No lo parece y, aunque lo fuera, tiene la virtualidad de que es una cuestión real, no como la República catalana que es una quimera, y que incluso podemos opinar ya que la Constitución no lo prohibe para nada: opinaríamos todos y eso es del todo legal dado que no pondría en duda para nada la universalidad de todos los españoles como sujetos de soberanía.

Sería bueno que la Federación Española de Fútbol se replanteara el tema y, contando que faltan más de 200 días para el susodicho mundial, no nos hiciera tragar con un diseño, cuanto menos polémico, si es que a muchos aficionados les altera;  los españolitos necesitamos sosiego,  que llevamos una larga  temporada mas que estresados.

No entiendo nada. Con la cantidad de opciones que tiene el diseño de una camiseta, ¿no es posible hacer una,  combinando los colores tradicionales, que no levante ampollas y una vez más nos divida? ¿Alguien me lo explica?